Home

El sábado del Primavera fue un día memorable. Lo recordaré como el día que estuve 19 horas seguidas viendo conciertos. Y sí. Los recordaré todos y cada uno de ellos.

Quedé a la una con Miz en el Parc de la Ciutadella. Hacía sol, buena temperatura y vendían birras a un euro. Prometía. Y luego vimos tocar a Merchandise. Merchandise es un grupo genial y tienen a un guitarra que hace locuras muy gordas con su amante. Como sentarse en el suelo a jugar con ella. Si hubieran tocado a las 2 de la madrugada, seguramente hubiera estado en primera fila saltando como una loca, como a mi me gusta. Pero era mediodía y no da para tanto.

MERCHANDISE

Amor. Amor a una guitarra.

Luego vimos a King Tuff. No los había escuchado antes, y me sorprendieron gratamente. Me hicieron mover los pies. Y es que es un grupo así como muy redneck, muy rock de ese de “Eh. No nos complicamos la vida pero tenemos nuestras cosas y sonamos de vicio”. Nos gustaron tanto que después del concierto nos acercamos a dar las gracias y resultaron ser encantadores. Sobretodo Garret, el batería, que hacía rodar sus baquetas y que me debe aún su superpoder.

mizandkingtuffandI

Yihaaa, baby!

Oh. Y conocí a Big Jeff. Un tío estupendo. Una leyenda.

big jeff

Me decía que tiene tanta pulsera, que a veces no encuentra la que toca.

Después de eso nos fuimos para el Primavera, y aunque me apetecía mucho ver a Adam Green, nos separamos y me quedé a ver a Betunizer, producto local, porque después del viernes aburridísimo prefería un poco de action hardrockero. Y no me decepcionó en absoluto.

Ahora sería el turno de The Sea and Cake, pero me encontré a un grupito de americanos muy majos todos ellos con los que había coincidido en mucho otros conciertos, y me recomendaron fervientemente que me quedara a ver a Melody Echo Chamber. Y, eh, ritmillo guay, un poco soft, pero sonaba de vicio y ella estaba agradecidísima de estar ahí arriba tocando y fue un concierto muy bonito y voy a tener en cuenta a esta banda de ahora en adelante.

melodyechochamber

Hola. Soy Melody. Soy divina, tengo  pelazo, bailo de miedo y canto en francés.                             DEJA ALGO PARA LAS DEMÁS, BONITA.

Dead Can Dance fueron los siguientes. Recuperé a mis amigas y nos sentamos en las gradas a charlar de sus novios y con eso supongo que ya os digo que Dead Can Dance no fueron para tanto.

Eso sí, nos dió tiempo de hacer un largo camino hasta Mordor para ver a Thee Oh Sees y ¡Dios! Gracias. Gracias. Gracias. ¡Qué conciertaco! Madre. Estábamos bastante atrás, pero vi que hacía las primeras filas había mucho movimiento, así que me despedí y hice camino a codazos al grito de “Sorry, I wanna get in the mess!” y no tardé en meterme en el bullicio de gente sudada que estaba en primeras filas. Gran, gran bolo.

Thee Oh Sees play Primavera Sound 2013

¿Veis? Por eso quería ir a liarla.

Ahí, en medio del griterío, me volví a encontrar con Aaron y sus amigos americanos, y yo quería ir a ver Dan Deacon, pero otra vez me recomendaron que me quedara a ver Meat Puppets. Y yo es que no puedo resistirme a las recomendaciones. Y me alegro de ser así. Meat Puppets son unos maestros. Su bajo es un virtuoso. OH: Y su batería que no paraba de sonreír. Y tuve un momento de lucidez. El guitarrista empezó solo. Suave. Como cuando te acarician después de follar. Y yo levanté las manos y miré al cielo. Y había luna llena. Y de repente la letra. “Let me surrender, I wanna go home”. Y le miré. Y de repente lo único que no quería en este mundo era rendirme. O irme a casa. Quería quedarme para siempre oyendo a ese hombre tocar la guitarra.

meat puppets

He’s THE MAN.

Los Planetas o corear un concierto. Sigo afónica desde entonces. J tenía un buen día, seguramente se tomó mogollón de droga antes del concierto para poder tolerarnos. Y tengo que decir que éste era un concierto muy especial para mi. Los Planetas fueron la banda por excelencia de mi adolescencia. “Una semana en el motor de un autobús” fue el primer disco que me compré. Y me cambió la vida. Y lloré.

Lloré. De verdad, yo sé que me repito. Lo sé. Pero es que cuando estás en un concierto y sientes esa sensación que es una mezcla entre admiración, adrenalina, ritmo y excitación, y no te queda más remedio que expresarlo saltando, o alzando los brazos, golpeándote con gente, agitando la cabeza o todo el cuerpo, o como sea, no importa. Pero necesitas MOVERTE. Porque tienes tantas cosas dentro que no entiendes, que necesitan salir de alguna manera y aún así, por mucho que grites, por mucho que saltes, por mucho que sudes, por mucho que no puedas sentir más de lo que ya estás sintiendo, nada es suficiente para dejar de pensar que no cabes dentro de ti y que vas a explotar.

Ésos son los conciertos.

Los-Planetas

J, eres un gilipollas, pero te quiero.

Crystal Castles y Hot Chip venían luego. Puedo resumirlos en: ¿Les habéis escuchado?

Pues bailad, malditos, BAILAD.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s